🕐 Esta reportagem foi publicada há mais de seis meses

No es verdad que la vacuna contra la Covid-19 cause daño irreversible en el ADN humano

Por Luiz Fernando Menezes

5 de outubro de 2020, 19h38

Una cadena que se viralizó principalmente por WhatsApp (consulte aquí) desinforma al decir que las vacunas de mRNA (de ácido nucleico), como parte de las que están siendo testeadas para combatir la Covid-19, pueden causar daños irreversibles en el material genético de las personas.

Especialistas entrevistados por Aos Fatos explicaron que el genoma manipulado en estos casos es el del virus, no el humano, y que las inmunizaciones solo ayudan al sistema inmunológico a reconocer y combatir las infecciones causadas por este virus.

La autoría del texto engañoso se atribuye al abogado y activista Robert F. Kennedy, sobrino del expresidente norteamericano John F. Kennedy, y además contiene información falsa sobre métodos de prevención y cura de la Covid-19. Lea a continuación el resumen de lo que chequeamos:

1. Las vacunas de ácido nucleico no alteran el material genético de los humanos. Las inmunizaciones, en verdad, introducen un gen proveniente del SARS-CoV-2 (virus causante de la Covid-19) en el cuerpo humano para estimular al sistema inmune en el combate de la infección.

2. Al contrario de lo que afirma la publicación, todavía no existe cura para la Covid-19, solo medicamentos para el tratamiento de los síntomas.

3. También es falso que la OMS (Organización Mundial de la Salud) haya retirado la clasificación de pandemia de la crisis de salud proveniente del nuevo coronavirus.

4. No hay evidencias de que la ozonoterapia o la ingesta de dióxido de cloro ayuden a prevenir la infección.

5. Por último, no es verdad que los datos oficiales norteamericanos fueran revisados y que sólo el 10 % de las muertes antes previstas en los EE.UU. fueran, de hecho, causadas por la Covid-19.

Los lectores de Aos Fatos enviaron la cadena por WhatsApp como sugerencia para su verificación (inscríbase aquí). En Facebook, posteos con el texto habían sido compartidos al menos 1500 veces hasta la tarde de este miércoles (9), y fueron marcados con el sello FALSO en la herramienta de verificación de la red social (conozca cómo funciona).


FALSO

Quisiera llamar su atención con urgencia sobre cuestiones importantes relacionadas con la próxima vacunación contra Covid-19. Por primera vez en la historia de la vacunación, las llamadas vacunas de mRNA de última generación intervienen directamente en el material genético del paciente y, por lo tanto, alteran el material genético individual, lo que representa manipulación genética, algo que ya fue prohibido y hasta entonces considerado delito.

La primera desinformación de la cadena es que las vacunas de ácido nucleico que están siendo testeadas para combatir la Covid-19 “alterarían el material genético individual”. A decir verdad, las inmunizaciones usan moléculas de ADN o ARN del virus que, al ser introducidas en el cuerpo del individuo, inducen al organismo a que produzca una proteína para entrenar el sistema inmunológico para que reconozca y combata las infecciones causadas por el virus.

Carlos Zárate-Bladés, investigador del Laboratorio de Inmunorregulación de la UFSC (Universidad Federal de Santa Catarina), explicó que estas moléculas no alteran el genoma de los individuos. Según el investigador, las inmunizaciones introducen en el cuerpo un gen no humano (proveniente del SARS-CoV-2), que estimula el sistema inmune y lo prepara para identificar y eliminar el virus cuando el mismo intenta infectar a la persona. “No se quiere modificar el genoma humano mediante estas vacunas. De ninguna manera se podría realizar esa modificación con dichas vacunas y de la manera en que se las aplica”, explicó Zárate-Bladés a Aos Fatos.

En verdad, esta tecnología es nueva y aún no ha sido usada en otras vacunas. No obstante, algunos laboratorios, como Pfizer y Moderna, están invirtiendo en este nuevo tipo de inmunización porque promete una simplificación del proceso de producción. Según lo que explicó Vox, la producción de las vacunas suele debilitar el virus o aislar y purificar algunas de sus partes para introducirlo con seguridad en el cuerpo humano. Con la nueva tecnología, el código genético del virus se altera, lo que genera que el desarrollo de la vacuna sea mucho más rápido.

Según los especialistas entrevistados por Aos Fatos, el ADN humano se puede modificar, pero no mediante las vacunas que se están produciendo contra la Covid-19. “Se puede realizar utilizando técnicas como radiaciones, agentes químicos y virus que se insertan en el ADN”, explica el virólogo del CT Vacunas (Centro de Tecnología de Vacunas) e investigador de la UFMG (Universidad Federal de Minas Gerais) Flávio Guimarães Fonseca.

Por otro lado, la cadena que circula por las redes omite que no todas las vacunas en desarrollo contra la Covid-19 siguen el mismo proceso de fabricación. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), de las 35 vacunas que actualmente están siendo testeadas en humanos, 9 usan las tecnologías de manipulación de ADN y ARN del virus.


FALSO

¿TIENE CURA? * Sí, si tomas los medicamentos adecuados y no dejas tu salud en manos de los sistemas de salud corruptos y mercantiles.

En la actualidad, no existe ningún medicamento o vacuna disponible en el mundo para el tratamiento de la Covid-19. Según afirma la OMS, algunos medicamentos logran aliviar parte de los síntomas de la enfermedad, pero ninguno pudo probar su efectividad para prevenir o curar la infección. A la fecha, se están investigando más de 150 medicamentos como posibles tratamientos.

El Ministerio de Salud también dice que “hasta el momento no existen evidencias científicas robustas que posibiliten la indicación de una terapia farmacológica específica para la Covid-19”.


FALSO

¿ES UNA PANDEMIA? * No. La OMS cambió el término para referirse a la pandemia antes de lanzar el bug para acabar con la pandemia.

La OMS clasificó a la Covid-19 como una pandemia global el día 11 de marzo debido a la rápida diseminación geográfica de la infección. Desde ese día hasta el momento presente, la organización no modificó su clasificación. En su sitio web, también se menciona la Covid-19 como una pandemia y el propio director, Tedros Ghebreyesus, utiliza además el término para referirse a la crisis de salud.

La OMS clasifica como pandemias las enfermedades con transmisión global. Según explica el artículo de Live Science, las pandemias generalmente comienzan como epidemias (rápida transmisión en una región en particular) que se propagan a otros países. En el caso de la Covid-19, la crisis se inició en China a fines de 2019, pero solo recibió la clasificación de pandemia luego de extenderse hacia otros países.


FALSO

¿SE PUEDE PREVENIR? * Sí, estando limpio como siempre se debería estar y manteniendo el sistema inmunológico elevado. También tienes: ozonoterapia, dióxido de cloro con el protocolo preventivo.

No hay evidencias científicas de que la ozonoterapia y la ingesta de dióxido de cloro prevengan la infección del nuevo coronavirus. Hasta el momento, las únicas medidas de prevención contra la Covid-19 indicadas por el Ministerio de Salud son la higienización frecuente de manos, el uso de máscaras de protección y el distanciamiento social.

Los especialistas consultados por Aos Fatos negaron que la ozonoterapia haya presentado resultados positivos contra la Covid-19 o que sea una práctica terapéutica eficaz contra otras enfermedades. De acuerdo con la microbióloga e investigadora del Instituto de Química de la USP (Universidad de San Pablo) Laura de Freitas, además del hecho de que el tratamiento no haya mostrado resultados hasta hoy contra ningún tipo de enfermedad sistémica, un procedimiento de aplicación erróneo puede causar problemas de salud serios.

“Existen muchos estudios científicos en los cuales se testeó [la ozonoterapia] (incluso contra el VIH) y en ninguno se logró mostrar que funcionara mejor que un placebo. Y lo peor es que, además, puede causar riesgo de embolia pulmonar (porque es un gas que se inyecta y, si se procede incorrectamente, se transforma en una gran burbuja de aire en la sangre que puede matar a una persona) e intoxicaciones cuando se utiliza una concentración alta”, afirmó Freitas en un mensaje a Aos Fatos.

Aos Fatos tampoco encontró ninguna evidencia de que el dióxido de cloro (vendido con la sigla MMS) sea eficaz para combatir o prevenir la Covid-19. En realidad, hay alertas de autoridades de la salud sobre el uso médico del compuesto, visto que puede causar daños. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), por ejemplo, denunció la venta de productos médicos con dióxido de cloro.

Otra notificación sobre productos a base de cloro fue emitida por la OPS (Organización Panamericana de la Salud) a principios de agosto: “No hay evidencia de su efectividad, y su ingestión o inhalación puede causar serios efectos adversos”. La organización también pide a la población que denuncie ante las autoridades la venta de estos productos.

En Brasil, el uso de dióxido de cloro como medicamento está prohibido por ANVISA (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) desde junio de 2018. “El dióxido de cloro no está aprobado como medicamento en ningún lugar del mundo. Los riesgos de su ingesta para los pacientes, principalmente para niños y niñas, son inmediatos y a largo plazo”, afirmó la agencia en un artículo publicado el año pasado.


FALSO

¿SON CORRECTOS LOS NÚMEROS DE CONTAGIO Y DE MUERTOS POR EL VIRUS? * No. En los EE.UU. se descubrió que en verdad cualquier dato sería el 10 % de su valor porque ya hubo casos de muertes por otras enfermedades causadas por el virus y los testeos no son confiables, los mismos proveen falsos positivos.

No hay ninguna indicación de que los datos oficiales del CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) fueran revisados y que apenas se hubiese confirmado por medio de testeos el 10 % de las muertes. En la tarde del pasado miércoles (8), los Estados Unidos registraban 175.866 muertes por Covid-19.

De acuerdo con las notas metodológicas del CDC, el número suma tanto las muertes confirmadas mediante testeo en laboratorio como las muertes probables. En este último caso, se consideran los fallecimientos con criterios clínicos y evidencia epidemiológica que señalen la infección. Según el centro, si una muerte probable prueba ser negativa, el número se retirará de los registros oficiales.

En realidad, la estimación es que el número de muertos por la infección en los EE.UU. es superior al oficial. Esto se debe a que muchas muertes causadas por el virus pueden haber sido diagnosticadas como neumonía u otras enfermedades respiratorias.


Por último, la autoría de la cadena tampoco se confirmó. Pese a ser un militante antivacunas, Robert F. Kennedy Jr., sobrino del expresidente norteamericano John F. Kennedy, no escribió el texto; así lo afirmó su asesoría a Aos Fatos. Tampoco hay registros de que Kennedy Jr. haya publicado un mensaje similar al que se viene compartiendo en las redes sociales, ya sea en su sitio oficial o en sus redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

También circulaban versiones de la cadena por las redes sociales argentinas y mexicanas, las cuales fueron desmentidas por los equipos de Animal Político y de Chequeado. En Brasil, Comprova, Fato ou Fake y Boatos.org realizaron una verificación sobre la publicación con desinformación.

Colaboró Amanda Ribeiro.

Referencias:

1. Ibict
2. Vox
3. OMS (Fuentes 1, 2, 3, 4 y 5)
4. BBC
5. Live Science
6. Ministério da Saúde
7. FDA
8. OPS
9. Anvisa
10. CDC (Fuentes 1 y 2)
11. NY Times
12. Childrens Health Defense
13. Twitter (@RobertKennedyJr)
14. Instagram (robertfkennedyjr)

Este chequeo fue publicado originalmente en 10 de septiembre de 2020. Lea en portugués.


Continuando con nuestro esfuerzo por llegar a más personas con información verificada, Aos Fatos difunde este artículo para ser publicado libremente, incluyendo el crédito y el link a este sitio.

Usamos cookies e tecnologias semelhantes de acordo com a nossa Política de Privacidade. Ao continuar navegando, você concordará com estas condições.