Virólogo no dijo que vacunados contra COVID-19 morirán en dos años

Por Priscila Pacheco

2 de junho de 2021, 11h26

Es falso que el virólogo francés Luc Montagnier, que ganó el premio Nobel de Medicina en 2008, afirmó que los vacunados contra la COVID-19 morirán dos años después de la inmunización, como afirman los posteos en las redes sociales (vea aquí). Esa declaración no consta en la entrevista que concedió al sitio web citado como fuente de los posteos. En esta ocasión, el científico afirmó que la vacunación puede causar nuevas variantes del virus, lo que no tendría sustento científico, según los especialistas consultados por Aos Fatos.

Los posteos engañosos fueron compartidos 1730 veces este miércoles 2 en Facebook y fueron marcados con el sello FALSO en la herramienta de verificación de la plataforma (conozca cómo funciona).


“Todas las personas vacunadas morirán dentro de dos años”, premio Nobel Luc Montagnier. En una entrevista chocante el mayor virólogo del mundo afirmó sin rodeos: “no hay esperanza y ningún tratamiento posible para las personas que ya fueron vacunadas. Debemos estar preparados para cremar los cuerpos”. El genio científico apoyó las afirmaciones de otros virólogos eminentes después de estudiar los ingredientes de la vacuna. “Todos ellos morirán debido a la intensificación dependiente de anticuerpos. Esto es todo lo que se puede decir”

No es verdad que el virólogo francés Luc Montagnier, que ganó el premio Nobel de Medicina en 2008, haya afirmado en una entrevista que todas las personas vacunadas contra la COVID-19 van a morir dos años después de recibir la inmunización. Esa declaración no consta en la entrevista que le concedió a un sitio web francés llamado Divulgation, conocido por publicar y difundir teorías conspirativas y negacionistas, a la cual se refieren los posteos, y tampoco en otros registros.

Sin embargo, durante la grabación, el científico dice que las vacunas pueden crear nuevas variantes del Sars-Cov-2, virus que causa la enfermedad, afirmación que, según los especialistas consultados por Aos Fatos, es falso y no tiene ningún sustento científico.

Letícia Sarturi, magíster en inmunología de la USP (Universidad de San Pablo), explica que las mutaciones que generan nuevas variantes ocurren a partir de un exceso de replicación del virus en lugares en donde la tasa de transmisión es alta, como es el caso de Brasil, y que la vacunación en masa tiene la capacidad de desacelerar este proceso, lo que minimiza el potencial de generación de nuevas cepas.

Además, el surgimiento de variantes en ambientes en donde la aplicación de las inmunizaciones todavía no había comenzado o en regiones con baja tasa de cobertura de vacunas muestra que no es posible establecer una relación causal entre las vacunas y la generación de variantes del Sars-Cov-2 que son una preocupación global.

La P.1, conocida como “variante de Manaos”, por ejemplo, surgió en diciembre de 2020. La campaña de vacunación en el país empezó oficialmente el día 17 de enero cuando la región de Amazonas ya estaba viviendo un colapso.

De igual forma, la B.1.1.7 circulaba en el Reino Unido desde septiembre, mientras que la vacunación empezó recién el 8 de diciembre. Otra variante que causa preocupación, la B.1.617.2, fue descubierta en la India en octubre del año pasado, y el país empezó a vacunar recién en enero de este año.

Las vacunas contra la COVID-19 ya presentaron buenos resultados en la inhibición de la enfermedad. Además de la reducción de contagios en el Reino Unido, en Israel, que vacunó a la población en forma masiva, el número de nuevas infecciones diarias cayó de un pico de 10 mil, en enero, a cerca de cien, en abril.

Resultados de un proyecto de vacunación masiva del Instituto Butantan en la ciudad de Serrana (estado de San Pablo) muestran que las muertes por COVID-19 se redujeron un 95% después de terminar la investigación que duró cuatro meses. El estudio, que se dio a conocer el domingo 30, también señala que la pandemia puede estar controlada con un 75% de la población vacunada con la CoronaVac.

Fenómeno. Montagnier también desinforma al decir que las vacunas contra la COVID-19 pueden ser nocivas debido al potencial de generar un fenómeno conocido como Mejora Dependiente de Anticuerpos (ADE, por sus siglas en inglés), que haría que el paciente quede en condiciones de mayor vulnerabilidad después de la vacunación que antes de la aplicación de la inmunización.

Según la investigadora Ariane Abreu, afiliada al INC (Instituto Nacional de Cardiología), si bien fue una preocupación al comienzo de los estudios, este fenómeno no fue identificado en las vacunas contra la COVID-19.

Esta publicación de desinformación también fue chequeada en Brasil por Boatos.org y Fato ou Fake, y en los EE.UU. por Politifact y Reuters.

Referencias:

1. O Globo
2. BBC Brasil
3. Mint
4. Hindustan Times
5. The New York Times
6. CBN
7. Cov lineages (Fuentes 1 y 2)


De acuerdo con nuestros esfuerzos para llegar a más personas con información verificada, Aos Fatos permite que este reportaje sea libremente republicado con la atribución del crédito y el link a este sitio.

Usamos cookies e tecnologias semelhantes de acordo com a nossa Política de Privacidade. Ao continuar navegando, você concordará com estas condições.