Datos de la plataforma de los CDC no prueban que las muertes fueron causadas por la vacuna

Por Luiz Fernando Menezes

18 de may de 2021, 20h54

Los datos de una plataforma de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, organismo de salud del gobierno de Estados Unidos) se han usado fuera de contexto en publicaciones que afirman que las vacunas contra la Covid-19 habrían causado la muerte de más de 500 personas en EE.UU. (vea aquí). Como señala la propia organización, su base reúne las declaraciones que hacen las personas sobre los efectos adversos de la vacunación. Los casos informados no han sido investigados por las autoridades sanitarias y no pueden ser adjudicados a los inmunizantes.

Esa distorsión de la base de datos compartida ahora en Brasil por la página web Crítica Nacional ya apareció en EE.UU. anteriormente en materiales con desinformación. En Facebook, el contenido fue compartido por lo menos mil veces este miércoles (10) y ha sido marcado con el sello DISTORSIONADO en la plataforma de verificación de la red social (conozca cómo funciona).


Datos de los CDC muestran más de quinientas muertes y más de diez mil eventos adversos después de la vacunación contra Covid.

Un artículo del sitio web Crítica Nacional afirma que la plataforma VAERS (Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas), de los CDC, reportó en enero 501 muertes y 11.249 eventos adversos causados por las vacunas contra la Covid-19. Sin embargo, el texto omite que la base de datos compila casos presentados libremente por cualquier persona y que no han sido verificados por las autoridades. Por lo tanto, como afirman los CDC, esas cifras no pueden ser adjudicadas oficialmente a los inmunizantes.

Como se puede verificar en el sitio web oficial del VAERS, la base de datos “es un sistema de información pasivo; eso significa que depende de que los individuos envíen informes de sus experiencias a los CDC y a la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos)” y que tal entidad “no ha sido pensada para determinar si una vacuna causó un problema de salud”. La base de datos recopila información que no ha sido investigada por las autoridades sanitarias y reportada por cualquier persona.

Por lo tanto, los mismos CDC dicen que las muertes y los eventos adversos reportados pueden contener errores e informaciones falsas, lo que no permite ninguna interpretación de causa y efecto a partir de los números. El organismo explica que “no es posible descubrir por medio de los datos del VAERS si la vacuna causó el efecto adverso relatado”.

El VAERS ha sido creado en 1990 por el gobierno de Estados Unidos como un “sistema de aviso previo” para detectar signos de posibles problemas derivados de las vacunas aplicadas en el país. “Si se identificara un signo de seguridad de la vacuna por medio del VAERS, los científicos podrían realizar estudios adicionales para descubrir si ese signo conlleva un riesgo real”, explican los CDC.

Estados Unidos aprobó, hasta ahora, el uso de dos inmunizaciones contra la Covid-19 — las producidas por las compañías farmacéuticas Pfizer y Moderna. En ninguno de los análisis realizados por la FDA sobre las reacciones a las inmunizaciones (Pfizer y Moderna) consta que se hayan registrado muertes durante los ensayos clínicos.

Los datos del VAERS también fueron utilizados en materiales con desinformación en EE.UU., que fueron desmentidos por los equipos de AP y de Full Fact, por ejemplo.

Otro lado. Aos Fatos envió un e-mail a Crítica Nacional este miércoles 10, por la tarde temprano, pero hasta la publicación de este texto, no recibió respuesta.

Referencias:
1. VAERS
2. CDC (1 y 2)
3. FDA (1 y 2)


De acuerdo con nuestros esfuerzos para llegar a más personas con información verificada, Aos Fatos permite que este reportaje sea libremente republicado con la atribución del crédito y el link a este sitio.

Usamos cookies e tecnologias semelhantes de acordo com a nossa Política de Privacidade. Ao continuar navegando, você concordará com estas condições.